Portal propiedades

 
 

Servicios de una corredora

El Corredor de Propiedades es un intermediario sobre la transacción de bienes raíces, principalmente referidas a compraventas, arriendos y administración de propiedades, que por su trabajo y gestión en la venta cobra sus honorarios previamente convenida los clientes.

Algunas  de las actividades que debe realizar un corredor de propiedades para lograr la venta de su propiedad:

Actualización de las características del mercado de propiedades de la zona.
Hacer una tasación (Este servicio deberá pagarlo en Vendedor)
Explicar y llenar el mandato de venta de la propiedad.
Presentar y comentar el plan de venta.
Tomar fotos y notas para los avisos, colocar letreros si así lo requiere.
Reunir toda la documentación de la propiedad
Colocar la propiedad en la página web de la oficina y publicarlas en los diversos medios de publicidad.
Preparar y coordinar la visita a la propiedad.
Mostrar la propiedad a compradores potenciales.
Seguimiento de las visitas.
Recibir y presentar las ofertas.
Negociar la oferta si fuera el caso.
Hacer cierre de negocio, promesa de compraventa o escritura.

Compra por intermedio de un Banco

En este caso, el Corredor de Propiedades debe ocuparse no sólo de la venta, si no también de recopilar y actualizar los títulos de dominio y entregarlos al banco, de tramitar el crédito hasta que se redacta la escritura y revisarla antes de la firma de las partes para verificar los antecedentes relacionados con la propiedad, el precio y la forma de pago.

Una vez suscrita la escritura en la notaría, debe continuar con la tramitación de posventa, que incluye la firma del banco que otorga el crédito y otras firmas de acreedores, si fuere el caso.

También debe ocuparse del ingreso de la escritura al Conservador de Bienes Raíces respectivo y de sus correspondientes inscripciones. Finalmente, debe informar al vendedor de la fecha en que el banco le pagará. Si se hubiere acordado, también deberá hacer entrega material de la propiedad al comprador.

Comisión

Los corredores de propiedades convienen libremente con sus clientes la comisión que les corresponden por sus servicios profesionales, según lo dispone el Decreto Ley Nº 1953 del año 1977.

En consecuencia, no existe un arancel determinado por la gestión de un corredor.

Sin perjuicio de lo anterior y a título meramente referencial, las comisiones que usualmente se cobran son las siguientes:

Contrato de compraventa: 

Al vendedor: 2% del precio de venta más IVA.

Al comprador: 2% del precio de venta más IVA.

Contrato de arriendo: 

Al arrendador: 50% de un arriendo mensual

Al Arrendatario: 50 % de un arriendo mensual. 


Contrato de administración del arriendo: 

La comisión habitual que se conviene fluctúa entre el 6% y el 10% mensual sobre el valor del arriendo, dependiendo del canon acordado, de la dificultad que pueda presentar la administración, del número de gestiones a realizar, etc.

 

Nuestros Partners